¿Quién dijo que habíamos superado la dictadura franquista?

Profundos sentimientos de dolor ¿? ante la noticia del fallecimiento del que fuera “invicto” dictador, y ante la pública exposición de su cadáver.

Aún recuerdo con tristeza las manifestaciones de dolor después de aquel teatrero “Españoles… Franco ha muerto”.

Que Franco fue un dictador fascista, está fuera de toda duda, al menos para unos cuantos millones de españoles, que sufrimos, unos más que otros, de forma inmisericorde y a la vez inocente, las represalias y falta de libertad durante algunas décadas.

Aquella funesta etapa y a la manera de administrarla, se la ha denominado “franquismo”, pues aunque el mencionado dictador, no era, al menos que me conste, el ejecutor de todas las barbaries, sí era el “inspirador/consentidor” y el emblema en nombre del cual, se ejercía la consabida represión. Fueron décadas de franquismo y franquistas.

Aquella peculiar manera de “gobernar”, cierto es, que en parte ha cambiado. Algunos pensamos que no lo suficiente, al menos en algunas cuestiones, y lo que ha cambiado,  aunque a muchos les parecerá extraño, ha sido de forma muy “sutil”.

Esa es mi visión, y que explico en este escrito, que por su crudeza, es algo inusual en el Blog, pero que, dados los actuales acontecimientos, considero necesario, además de claro, sincero y sin remilgos, pero desde la serenidad y  sin acritud.

Hoy, ya nadie (salvo excepciones) se atreve a denominarse “franquista”. Lo niegan incluso, aquellos que con cierta amargura, lloraron a “lágrima batiente” la muerte del dictador. También lo niegan, incluso, sus herederos espirituales, es decir, los que hoy denominamos de “derechas-derechas”.

Y así están las cosas, aquellos que practicaban y se aprovechaban del franquismo, es decir fascismo, hoy niegan la mayor y se niegan en rotundo a aceptar que son franquistas, es decir, fascistas (¡Si Don Paco levantase la cabeza!). Vale, pero entonces, ¿cómo debemos “etiquetarlos/clasificarlos” socio politicamente?,  porque en el fondo, e incluso en la forma, comulgan con las mismas filosofías, teorías y estrategías, porque lo de derechas, o ya en el sumun de la des-facha-tez. “centro-derecha”, no cuela.

Son estos, los que no quieren una educación pública laica y de calidad. Los que aplauden las cargas desproporcionadas de la policía (¡cómo deben añorar a los antiguos “grises”!)  Los que criminalizan a los que se manifiestan pidiendo una vivienda digna que les han arrebatado los bancos, y que no piden un piso en Pedralbes, Serrano, etc. Simplemente piden poder vivir dignamente. Son lo que dicen que estas pobres familias que se manifiestan por una vivienda digna, son unos “nazis”. Quiero recordarles a estos personajillos, que fueron los nazis los que ayudaron a Franco y secuaces, a instalarse en el poder. Oh, paradoja de las paradojas…

Son los que aplauden los recortes sociales en dependencia sanidad y educación, pero ellos llevan a sus hijos a colegios de lujo, (la mayoría en el extranjero) viajan en coches oficiales, e influyen a la hora de dictar leyes y normas que solo benefician a su “tribu”.
Son los que aplauden grandes inversiones en  lujosas embajadas y en ciertos organismos públicos para su disfrute, y se quedan tan panchos colocando  amiguetes, familiares y afines, en puestos públicos de los de poco “curro” y mucho “parné”. Son, los que acaparan la mayoría de los medios de comunicación, por supuesto los públicos en función de sus posibilidades, (entiéndase número de diputados, senadores, concejales, etc.) para descaradamente lanzar soflamas, sin siquiera ruborizarse lo más mínimo, sabiendo que mienten, insultan y manipulan. Un verdadero insulto a la más elemental inteligencia humana.

Entonces, a estos personajes que no quieren denominarse franquistas, pero que son directos herederos del franquismo, para no desviarnos de la verdad, un adjetivo adecuado, podría ser, por utilizar un castizo  “etiquetado” y que todos sabemos interpretar, el de “joputismo”. (¡vaya ocurrencia!)   No es una cuestión de menosprecio, es por ajustarnos a su forma de decir y hacer y desde luego, pensar.  Debo aclarar, que cuando etiqueto a los componentes del “joputismo”, no me estoy refiriendo a los hijos de las madres de nadie, ni a todos los votantes del PP, me refiero, a los que sacan “bocado” de esta corriente y a los que los apoyan sin reservas, que no son pocos. Cada cual, que se ubique donde lo considere.

No obstante, pienso que sí merece la pena exaltar a algunos de estos personajes. Por supuesto está la iglesia católica, no me refiero a todos los creyentes, me refiero a los “combativos” intransigentes, anti aborto, que dicen que no quieren matar una vida antes de nacer, pero despues de nacer, ya se ocupan de “matarlos” poco a poco, (aquello de ir “chupando la sangre”) los anti matrimonio gay, anti escuela pública, etc. ¡Menudos talibanes tenemos en este país!
También merece la pena acordarse de algunos medios de comunicación. Tres o cuatro periódicos se llevan la palma. Lo que no comprendo, (o sí) cómo es posible que en estos medios, que se las dan de cultos, escriban personajes tan mediocres moral e intelectualmente, que hacen del insulto, la mentira y la descalificación, su modelo y aportación cultural básica. Y lo que aún entiendo menos (o sí) es que vendan el número de ejemplares que venden.  Es bastante triste observar, como tantas personas se apuntan a seguir al insulto fácil y la zafiedad moral e intelectual, que por cierto, tan magnificamente representa el ínclito Sr. Aznar   ¡Lástima que lo de ir a vivir a Marte, esté aun tan lejos!
Y  no olvidamos en este escueto “repaso”, a los tertulianos fascistoides. Ya sabemos de algunas emisoras de radio, con la de los “curas” a la cabeza, donde las tertulias, son un, a ver quién es capaz de mentir e insultar más. Ahí están, con sus seguidores…

Y para finalizar la TV, aquí ocurre algo curioso, por un lado están las típicas cadenas “ex franquistas”, que ya sabemos lo que se puede esperar de ellas, pero sucede, que las que tienen una adscripción más de izquierdas, montan sus tertulias/debates, con tertulianos afines a las dos tendencias, y eso está muy bien, aunque todo hay que decirlo, podrían escoger en muchas ocasiones, personajes de más nivel intelectual e incluso moral. La mediocridad es la norma,   ¿Seremos un país mediocre?

Pero amigos, estos fachosos, se hacen dueños y dueñas de las tertulias, acaparan la mayor parte del tiempo, no se cortan a la hora de interrumpir, mentir e insultar, y todo ello, y esto es lo grave, por la manifiesta incapacidad/incompetencia de los moderadores y moderadoras de estos programas.

Un cero patatero para los presentadores/moderadores de estos programas, donde además de no saber poner orden en los debates, convirtiéndolos en verdaderos gallineros, consienten que estos herederos del franquismo, hoy “joputismo”, coman el coco al personal con toda su “jeta” y la aquiescencia de estos profesionales (con minúscula) de la tv (Algún día les dedicaré un buen artículo).

No crean estimados lectores, que estamos tan alejados de aquellos vergonzosos y tristes tiempos del franquismo, hoy, el “joputismo”, siguen mandando en el panorama, a saber;  bancos/cajas, lobbies varios, la iglesia catolica, es decir, junto a los ricos, o el “capital”, que queda más fino, y para rematar una justicia con bastantes retazos de injusticia.

Han cambiado algunas formas, repito, “algunas”, lo de las elecciones con listas cerradas es un buen ejemplo del tipo de democracia existente.  Sabemos que son pocos, pero no lo olvidemos,  son los poderosos, y siguen ejerciendo el poder con “J”,  siguen campando a sus anchas y con la cara destapada, como antes… los veo desde ahí, desde mi Azotea, y la verdad, siento frío… Me tomaré una buena dosis de A.M.P. (Os la recomiendo).

¿Cuándo son las próximas elecciones?  Cándida pregunta proclamo… o no…