Tú tambien puedes escribir tu historía

Una entrevista como la que nos ocupa, tuvo una duración de más de dos horas. Fue un tiempo de interesante conversación con un gran periodista y escritor, con el que es un placer conversar. Extraer lo más significativo de aquella entrevista, ha sido todo un reto para el entrevistador, sin duda, solo su gran capacidad personal y profesional, ha sido capaz de una síntesis tan acertada.

No obstante, y por causa elemental de falta de espacio, quedaron muchas cosas en el “tintero” por publicar. Con Víctor Amela, hablamos de mis tiempos de agricultor y la influencia que ha tenido y sigue teniendo aquella etapa de mi vida en todo el recorrido vital realizado, tanto en lo personal como en lo profesional, y la influencia de mi padre en mi escala de valores.

También como no, hablamos de mi incorporación a la vida capitalina en Barcelona, y mis inicios como mozo de almacén, que para mí ya era una buena cosa tener un trabajo sin necesidad de sufrir las interminables jornadas en el campo y las inclemencias climatologías que corresponde afrontar. Sirva el comentario como reconocimiento y homenaje a todos los honrados agricultores de la tierra

Al igual que muchos personas de aquellos tiempos venidas a la gran ciudad, compartíamos trabajo y estudio durante muchos años (algo que nunca dejé de hacer).

Mi formación y experiencia en temas empresariales, me permitió llegar a las esferas de la “alta dirección” empresarial, y como asesor/consultor de pequeñas y grandes empresas multinacionales, pero fue mi encuentro con la psicología, primero cinco años para ser psicoanalista, y finalmente el gran descubrimiento que supuso el Análisis Transaccional, sin duda, la herramienta más completa que aporta la psicología moderna al mundo clínico, educacional y empresarial (aunque algunos, por ignorancia, la consideran poco científica e incluso “pseudociencia”, la ignorancia es muy atrevida)

Después de muchas años de estudio e investigación sobre la inteligencia, publicar seis libros y cientos de artículos en periódicos y revistas, he presentado mi último trabajo “La inteligencia Inteligente”. Sin duda una novedosa aportación al mundo del desarrollo personal y profesional. Creo que es un trabajo serio, científicamente contrastado y al alcance de cualquier persona que esté interesada en mejorar su vida personal y profesional (¿Alguien no lo está?)
La novedad, o una de las novedades es, la idea de ir “más allá” de la inteligencia emocional, proponiendo una fórmula que además de la Inteligencia Emocional añade la Inteligencia Racional, El Guión de Vida (Conocimientos de psicología) y el Entorno físico/social.

Hablar de la Inteligencia Inteligente, y potenciarla, requiere leer, estudiar y trabajar el libro, cualquier opinión que se vierta sin conocer el trabajo presentado en el libro, puede ser un arriesgado ejercicio.

Hablamos con Amela, de la actitud ante la vida, le comenté mi filosofía de la A.M.P. (Actitud Mental Positiva) y lo escasa que anda en nuestra sociedad. Ahí es donde le comentaba, que cuando está nublado, en la noche también miro las estrellas, pues aunque no las veo, sé que están ahí, y a mí en la noche, y en la vida, no me gusta ver la oscuridad.

Comenté a V. Amela, como desde hace años, estoy incorporando a mis trabajos de psicología, todos los avances de las ciencias, sobretodo neurofisiología y física cuántica, al estudio del comportamiento humano, ello me permite explicar y enseñar a comprender junto al Análisis Transaccional, muchos de estos comportamientos, el origen de los mismos y el funcionamiento del cerebro como principal gestor.

Una entrevista (confieso que, bastantes ya me hicieron a lo largo de mi vida profesional) que en fin, me permitió recordar y compartir algunos aspectos de la historia de mi vida.
Porque todos tenemos una historia que contar, y todos deberíamos tener la posibilidad de poder contar nuestra historia. Por supuesto, me refiero a la historia de personas  honradas y decentes.

La historia es injusta al contar solamente las biografías de algunas (casi seimpre las mismas) personas. Alejandro Magno no hubiese conquistado territorio alguno si los caballos no hubiesen sido bien herrados por ejemplares herreros, ¿Qué hubiese sido de los ejércitos de Napoleón si no hubiese tenido cocineros que preparasen las comidas de sus soldados? En los grandes edificios constan los nombres de los arquitectos e incluso del político  (aunque fuese un corrupto) que los inauguró. ¿Y qué hay de los obreros que cavaron los cimientos? ¿Y del cristalero Manuel que colocó los paneles de cristal en la fachada? Y tantos y tantos  ejemplos que podría enumerar…

Yo puedo explicar mi historia, pero quiero hacer un homenaje a aquellas personas, hombres y mujeres que se esforzaron por hacer de este, un mundo mejor, con su esfuerzo, sacrificio y honestidad, porque gracias a ellos podemos ir escribiendo la historia de nuestra sociedad con un cierto optimismo.

Yo les digo a estas personas, que sigan ese camino, que no somos mejores los que salimos en los medios, que no intenten competir en las redes sociales de sus posibles o reales éxitos. Es suficiente con utilizar el sentido común, ser unos padres ejemplares, hijos honestos y agradecidos, compañeros fíeles y solidarios. No mentir ni engañar, practicando día a día los altos valores éticos y morales que nos deberían diferenciar de otras especies animales. Si así se hace, cada noche podremos descansar con la segura convicción que estamos escribiendo una bella historia llena de triunfos ¡nuestra historia!

Enlace a la entrevista: “La inteligencia inteligente es la que conduce a la felicidad” Juan Manuel Opi en La Vanguardia