“Viejas estructuras se tambalean, conceptos antiguos se rompen, ideas preconcebidas van perdiendo sentido en un nuevo mundo que se asoma por el horizonte. Nace un nuevo paradigma: el de la amplitud de visión, principalmente el de la libertad”.

LA DIMENSIÓN CUÁNTICA”. Teresa Versyp. P.5

Hace unos años asistí a un interesantísimo Masterclass de la científica belga Teresa Versyp, experta en Física Teórica y Doctora en Física de Partículas y Gravitación. Este fue el inicio de mi interés por la Física Cuántica. No seré nunca un experto, pero sí intento aprovecharme de estos estudios y aplicarlos a la comprensión de la vida en nuestra sociedad.
Hay dos temas o premisas, que voy a tratar en este artículo, que extraigo de las enseñanzas básicas que aprendí de Teresa Versyp:

  • 1. La física cuántica hay que contemplarla desde una lógica diferente a la tradicional usada desde hace siglos por el ser humano, de lo contrario, nada será comprendido.
  • 2. En física cuántica “la noción de separado, no existe”

¿Qué tienen que ver estos dos conceptos con el partido político Podemos? Debo aclarar, que este no es un artículo sobre política o determinadas ideologías, tampoco es para hacer apología o publicidad del mencionado partido político. Se trata de un análisis “técnico”, de este nuevo fenómeno político mencionado.
Desde hace tiempo me llaman la atención tres cosas:

  • A) Todos los partidos políticos contra Podemos. Todos adversarios los califican de “populistas”, pero nadie sabe (o quiere) explicar “concretamente” que es eso del “populismo”.
  • B) La mayoría de periodistas; prensa, radio y TV, no son capaces de comprender el nuevo paradigma que intenta transmitir este partido. Podemos añadir a los mencionados, inmensos grupos de utilleros de las redes sociales. Aunque también puede suceder, que desde Podemos, no sepan explicarlo correctamente.
  • C) Lo inmensamente pequeño y lo inmensamente grande forman parte de un todo complementario.

Para hacer un análisis lo más aséptico y neutral posible, he intentado hacerlo desde un punto de vista racional, sin dejarme llevar por ideología o simpatías, y asumiendo que, posiblemente algunas personas no comprenderán este nuevo paradigma, que, además, tiene el inconveniente de ser explicado en el escaso espacio de un artículo. Veamos:

A: Podemos, con sus luces y sombras, plantea un nuevo paradigma, cuya expresión más potente, según mi particular visión, es la libertad. Cuanta más participación de la ciudadanía interviene, más libertad se promueve. Su forma de elección para cargos es por primarias abiertas, y muchas de sus decisiones se toman en sus “círculos” o asambleas. Algo incomprensible para los partidos al “uso”, que como no podía ser de otra manera, critican abiertamente y catalogan como una “aberración”. También incomprensible, para mentes faltas de amplia visión y creatividad, basadas en la lógica tradicional (Newtoniana)

Es muy posible, que este singular ataque de todos contra los “nuevos”, también provenga de algún miedo a esto “tan novedoso”, que muchos llaman populismo, pero en realidad saben, que son los únicos que pueden romper el statu quo reinante durante décadas, “el miedo guarda la viña”, es decir, el poder y el capital, que hoy, claramente está en manos de los inspiradores y mantenedores de los dos antiguos partidos.

Posiblemente, si hiciésemos un análisis serio, racional y neutral, veríamos que el partido más populista, es el que está hoy en el poder. (Hasta el nombre lo delata)

B: Como comentaba, la mayoría de periodistas, sobretodo en TV, buscan el notición, o el gran titular,  sin lugar a dudas de forma más bien poco inteligente, y la mayoría de preguntas y repreguntas, son ridículas, retorcidas con aviesa intencionalidad y fuera de contexto, Por no hablar de much@s de l@s “ínclit@s tertulian@s; est@s personajes, merecen capítulo aparte. Todo llegará.

Utilizan estos medios de información, la lógica antigua para aplicarla a una situación/oferta política nueva, y que no comprenden. Es, ignorar la dimensión cuántica de la política, o bien, estar al servicio de determinados intereses. Posiblemente sea lo segundo, o no…

C: Que Podemos se “federalice”, como han propuesto recientemente en algunas regiones, es una constatación de la visión cuántica de este partido: “La noción de separado no existe”, estén los “círculos” donde estén, con los medios tecnológicos actuales, la relación/comunicación instantánea, es posible.

También se les critica, las contradicciones o cambios de pareceres que a veces se producen entre sus dirigentes o simpatizantes. Volviendo de nuevo a la física cuántica, a mí me remite a la “teoría del caos”. Recordemos, el universo es un sistema caótico, y este caos, es signo de energía y vitalidad, sirve para reordenar y regenerar los sistemas, lo grave sería, o será, si en lugar de caos, hay confusión, pero mientras tengan (si los tienen) objetivos claros, la confusión no tendrá cabida. Considero esto, mejor que seguir en una encefalopatía plana a la que nos someten, unos más que otros, los partidos “tradicionales” hace décadas, donde unos pocos, de forma supra vertical, “ordenan y mandan”. Y “el que se mueve no sale en la foto”.

Vivimos en un mundo en constantes y aceptados cambios, eso es una evidencia, y el cambio, siempre genera caos y afecta emocionalmente a las personas, por lo tanto; no hay desarrollo/mejora sin cambio, no hay cambio sin caos, y siempre habrá personas que se resisten a estos cambios, pero a pesar de todo, deberíamos salir de nuestra zona cómoda y tomar ciertos calculados riesgos. Resumo: ¿por qué en todos los ámbitos de la vida, puede haber grandes cambios y en la política no? ¿Será porque en realidad siempre “mandan” los mismos? ¿Puede ser que aqui se cumpla la profecia “ley universal” de Buda: “De que sirve cambiar las leyes, si las personas son las mismas? Piensa, piensa…

Los partidos que tienen una lógica tradicional, es decir, todos, aunque unos más que otros, excepto Podemos, consideran esta fórmula de círculos, asambleas y federalización, una desarticulación del partido, ya que su teoría es, y ha sido, buscar y ejercer el máximo de centralización del poder, una forma palmaria de ahogar las libertades, para empezar, la de sus propios votantes, pero es a lo que se han acostumbrado muchos políticos, profesionales de la información y la mayoría de la adormecida sociedad.

En los partidos tradicionales (sin duda “viejos”) se desconoce la “física moderna”, mucho más amplia, profunda y viva que la tradicional. La visión cuántica, es capaz de unir, como dice T. Versyp, el Microcosmos y el Macrocosmos, es decir, recoger los sentimientos y necesidades más profundas de las personas más vulnerables, y trasladarlas de forma rápida al lugar de las grandes decisiones para resolver cualquier problemática.

Sería deseable, que todos los partidos políticos tuviesen una visión cuántica, se ocupasen de los más insignificantes problemas (nano-problemas) de la ciudadanía, tomando conciencia de los mismos y buscando soluciones rápidas y creativas, muchas veces, saliendo de las viejas, trasnochadas e injustas políticas que tanto daño generan en muchas capas de la sociedad, pero la mayoría de políticos, siguen con la lógica tradicional; lo que cuenta son los votos versus el poder, pero se ignora al que lo deposita en la urna. Una vez en el poder, todos se olvidan de sus promesas, ya la consciencia y la conciencia no existen, y el ciclo vuelve a iniciarse conduciéndonos a un nuevo “agujero negro”, que solo algunos pocos, podrán evitar, y así en un “gira que gira” sin progreso humanístico y sin vislumbrar  una nueva y regenerada “galaxia social”.

No sé cuál será el devenir de Podemos, ni si su estructura y actuaciones serán de verdadera índole cuántica como yo detecto, pero me gustaría que no solo este, sino todos los partidos políticos, tuviesen una visión cuántica, donde no solo lo podamos interpretar desde esta novedosa visión, sino que lo podamos vivir y compartir en un universo donde desaparezcan los agujeros negros que hoy tantas ilusiones y vidas destruyen.

Hasta aquí he descrito, de forma breve, mi teoría de la política y la física cuántica. Estimado lector y lectora, si lo analizas desde una lógica tradicional, es posible que no estés de acuerdo con mi teoría, si lo haces desde esta nueva visión cuántica, seguro que coincidiremos  en esta visión, y desde esta nueva y apasionante dimensión, aventurarnos a nuevas interpretaciones y soluciones del convulso devenir de nuestra sociedad. Esto también sucede en muchas organizaciones/empresas privadas, queda pendiente el tema.

Personalmente, aspiro a que, en el futuro, el partido político que nos gobierne, pueda denominarse “el partido HU.CU.”  –Humanista Cuántico- Ya sé que con sus iniciales no queda un nombre muy “comercial”, pero es lo que hay, no obstante, se admiten sugerencias.

Yo seguiré trabajando desde mi Azotea, intentando abrirme y abrir mentes a esta nueva dimensión, no solo de la política, también en otros campos como la educación, empresa, etc., para el logro de una vida mejor y más justa para todos los seres humanos.