Entre las personas, se dan más virus y gusanos que en la informática.

El Pc de Luipablo y la metáfora de Arturo Triunfín.

Luipablo, (LP para abreviar) es una buena persona y un excelente profesional.  Él, como tantos humanos, es propietario de un flamante Pc. Muchos Gb, Ram a tope, tarjeta gráfica imponente, etc.

Creía, que tenía un Pc completo, ¡ah! y por supuesto, su fiel y eficaz antivirus, que aunque le había costado sus buenos €, Luipablo (LP) lo daba por bien empleado.

A pesar de todo lo expuesto, el Pc de LP, últimamente, tenía un ¿comportamiento? extraño, hacía “cosas raras”. A veces funcionaba a una velocidad de vértigo, “Parece un Pc cuántico”  – decía LP-   Pero seguía haciendo esas cosas raras, ora se ralentizaba, ora se cambiaba de programa.  A veces le había borrado alguna imagen o pedazo de texto, etc. y todo ¡por su cuenta!  Y en cada comprobación que hacía de todos sus programas instalados, siempre le indicaba que todo estaba correcto. Era algo que no tenía sentido, aunque tratándose de un Pc lo de tener “sentido” y menos “común”, era como un poco arriesgado…o no.

Con el paso de los días, las “rarezas” se fueron ampliando y acumulando, y prevalecían las acciones negativas sobre las positivas, y LP empezó a “suliveyarse”, es decir, a preocuparse (técnicamente: cabrearse) de  verdad.  Y aunque pareciera que su antivirus funcionaba a la perfección, él no se dejó influenciar, y llegó a la conclusión que, aquel comportamiento solo podía ser causado por un extraño virus o infecto gusano- Troyano.

Así con el problema a cuestas, estuvo LP con la ayuda de un buen informático intentando dar caza al más que probable intruso. Pruebas y más pruebas de todo tipo, y después de los consabidos cientos de “resets” ¡alehop!  Todo empezó a funcionar a la perfección, así, sin más.  Parece ser, que el infecto virus y/o asqueroso gusano-troyano, había desaparecido por arte de ¿magia?  Misterios de la ¿ciencia?

Un buen día, LP le comentó a su amigo Arturo Triunfin (AT) lo sucedido, a lo que éste le comentó:

– Aaaayyy LP, igual, igual que en la vida…
– ¿Qué quieres decir AT?  – preguntó sorprendido LP
– Sí LP, tú Pc es una viva representación de algunas cosas que ocurren en la vida real.
– Sigo sin entender…
– Sí mira, este caso nos sirve de metáfora para entender algunos comportamientos humanos
– Sigo sin entender, AT…
– Es una metáfora. Imagina, tú eres el Pc, tus programas son tus conocimientos,  los que definen  tú personalidad, es decir, tú forma de pensar, sentir y que te facilitarán la forma de hacer en la vida.
– Tú antivirus, son los mecanismos de defensa, tus valores, aquello que te hace ser “buena persona” (o no) ético, honrado, etc. Tus cortafuegos para evitar que te “quemes” con intoxicaciones externas.
– Pero al igual que  nosotros podemos tener nuestros mecanismos de defensa, (antivirus) los virus y gusanos, tienen sus mecanismos de ataque, y en la vida, en el “sector humano”, he observado, que uno de los mecanismos de ataque más destructivos es la seducción (y no me refiero exclusivamente a la sexual), suele ser el hacerse el bueno, el guay, las buenas palabras, la retórica amable, etc. son unos buenos elementos de seducción, y también de engaño.  Cuando nos encontramos con estas personas seductoras, (aparentemente) nos sentimos muy bien, es como si nuestro Pc funcionase con toda su capacidad de eficiencia, es el tiempo del engaño.  Si nuestros mecanismos de defensa se confían al sistema emocional, estamos perdidos, un buen “antivirus humano”, utilizará el sentido común y algo de frialdad antes de confiar plenamente en otra persona,  y si el seductor (o seductora) es un virus  “gusanil”, empezarás a sospechar antes que te veas infectado, pero si tus mecanismos de defensa flaquean, estas en un grave riesgo.
– Los virus y gusanos de la vida,  – siguió AT – es decir, este tipo de personas, hacen como los que infectaron tu PC, cuando se cansan de hacer daño, o temen que van a ser descubiertos, se trasladan de lugar.  (Se van con otro/a)

En el caso de asociarse profesionalmente, suelen ser socios por poco tiempo, traicionan con facilidad la confianza, hacen operaciones “raras”, etc.  Acaban siendo tratados, con razón, como estafadores.

En el caso de relaciones sentimentales, son parejas de “temporada” más o menos larga.  Mienten a su pareja o “ligue”, suelen tener más de una persona en la misma relación, van de “mano en mano” (por no utilizar otra parte el cuerpo como ejemplo)

En ambos ejemplos, algo muy triste, tanto para estas personas, como para las que tienen la desgracia de caer en sus “redes”.

Lo que sucede es, que en ese tiempo, han hecho un gran daño, a amigos, familiares, socios, pareja, etc. hicieron perder parte de la vida, y en ocasiones algo más.

Estos gusanos/persona, se ubicarán en otro PC, persona,  habrán seducido a alguien, pero siguen siendo gusanos.  Son muy peligrosos, porque van disfrazados de buena gente.  No temen mentir y nunca reconocen el daño que hacen, saben racionalizar e intelectualizar muy bien, es decir, utilizar el engaño,  pero al final, por suerte, son desenmascarados, y su premio suele ser la soledad, ya no engañan a nadie.  La sociedad les señala con el dedo acusador, y estos gusano/persona, se vuelven agresivos con la sociedad, aquella a la que dedicaron gran parte de su vida a agredir y mortificar.

Resumiendo LP; -remató AT –  algo que todos sabemos pero que pocas veces ponemos en práctica, no nos fiemos totalmente de la intuición o de la emoción. A la hora de establecer relaciones del tipo que fuere, analicemos fríamente a la persona, ante la más mínima sospecha ¡el antivirus y cortafuegos a tope!  Nos ahorraremos muchos y en algunos casos graves disgustos, y no me estoy refiriendo a cuestiones económicas (que también)

Personalmente, creo en la bondad de la mayoría de las personas, pero no nací ayer, y ya vi y viví algunos de estos episodios, y no se los deseo a nadie, de verdad… Y por el bien de la mayoría de la sociedad, estas personas deben ser aisladas para evitar más “infecciones”.

– Gracias A.T. entendida la metáfora. Lástima no haberlo sabido antes, pues yo, en una ocasión, también fui infectado por un Gusano-Troyano-Humano.
– Cuando seas capaz de subirte a la Azotea, y seas capaz de ver con los  ojos de la razón, te darás cuenta de muchas más cosas y así poder evitarlas…

Una persona me comentaba hace poco tiempo conversando sobre este tema, que en su familia, se había dado el caso de un “gusano/persona”. Era una persona que se casó con un miembro de esta familia, parece ser, que ya les insinuaron que no era una persona “clara”, esta fue la expresión de cómo le definían. Cinco años después, han descubierto “cómo era realmente”. ¡Un verdadero gusano!  ¡Cinco años! me repetía. ¡Y eso que ya nos lo advirtieron! Estimada amiga… ¡Si yo le contase!