“LA CAVERNA CATALANA”. Una amable, profunda, cibernética y sin complejos crítica a la sociedad (fundamentalmente catalana, de la que formo parte) de nuestro tiempo.

¿Recordáis el Mito de la Caverna de Platón? Muchísimo se ha escrito y teorizado sobre este Mito. Para situar a los que no lo conozcáis, hago un breve resumen que espero sea suficiente para comprender la metáfora. Platón lo publico en su Libro VII de “La República”. Imaginad…

Dentro de una caverna se encuentran, desde su nacimiento, unos prisioneros encadenados de cuello y piernas, sólo pueden mirar hacia el muro/pared de fría piedra del fondo, detrás de ellos hay una hoguera encendida, y entre ésta y ellos un camino, a lo largo de éste, hay un muro de cierta altura por donde pasan unos hombres con toda clase de objetos que asoman por encima de él. En el muro del fondo se proyectan las sombras de estos objetos y de los hombres que los portan. Es lo único que pueden ver y que han visto los prisioneros durante toda su vida. Uno de los prisioneros logra liberarse y sale de la caverna, conociendo por primera vez un nuevo mundo lleno de cosas “reales”. Platón hace una “analogía metafórica: Los prisioneros atados representan a los seres humanos en estado de ignorancia; las sombras proyectadas, son las apariencias, lo que creen que son, o lo que les han contado que es la realidad; pero el conocimiento verdadero, es lo que está afuera de la caverna, la luz , el sol, los bosques, etc.

Continúa la narración contando lo que ocurriría si uno de estos hombres lograse escapar a través de las escarpadas y áridas pendientes que rodean la caverna. En un principio, esta persona tendría dificultades para ver la realidad, la luz del sol y los nuevos colores que inundan sus ojos harían que le costase vislumbrar la “otra realidad”, la que él desconocía. Por fin logra abrir su mente y situarse en el “mundo real”.

En un arranque de sensibilidad y solidaridad, este prisionero vuelve a la caverna a liberar a sus ex compañeros. Una vez dentro, les intenta explicar que existe otro mundo, un mundo diferente… con ríos de aguas cristalinas, frondosos bosques, preciosas ramilletes de bellas flores… un cielo azul que a veces desprende acariciadora lluvia, otras personas amables y generosas, animales que corren o vuelan, etc. sus ex compañeros, no le comprenden, se ríen de él, le tachan de loco, ese viaje lo ha desequilibrado comentan, y si insiste en su liberación, no dudarán en castigarlo y finalmente llegarán a matarlo.

¿Dónde está la lección de la metáfora? ¿Acaso hoy la mayoría de la moderna sociedad, no se encuentra prisionera en una angosta “Caverna Mediática”? Ya sé, no tenemos cadenas de acero en el cuello y en los pies ¿o sí? El tipo de cadenas es diferente, pero atados y bien atados estamos…las cadenas no son de acero, no hace falta, están ancladas en nuestro cerebro.

¿Y qué tiene que ver esta metáfora con el “problema catalán”? Antes de seguir, debo aclarar, que quien suscribe este artículo, no es independentista (tal cual se entiende ahora) pero tampoco anti-independentista, algo que en Cataluña es muy difícil de comprender, al menos por los independentistas de “pro”. Personalmente, me considero un “analista de las realidades”, y a ello me dedico lo más neutral posible, y para demostrarlo, ahí están mis artículos críticos a todos los “bandos” de la cobertura social y política. Dicho lo cual, ya doy por supuestas las críticas al presente artículo.

¿Está el independentismo frente a una fría pared de piedra? Pienso que sí. Hoy la gran mayoría independentista está sentada frente a pantallas de un plasma manipulador y los sectarios medios públicos ¿Y que ven en estas pantallas? ¿Ven la realidad de las cosas? Como todo humano, solo ven “su” realidad, y después, nos la pintan de los más variados colores y formas, haciéndonos creer que no hay otro mundo posible que una república lograda a golpe del incumplimiento de las leyes.

Viendo y escuchando el mensaje independentista, al menos el lanzado por sus dirigentes (lideres me parece demasiado decir) el nivel moral e intelectual deja mucho que desear. Veamos, han promovido incumplir las leyes, incluso del propio Estatut, y el mensaje verbal me recuerda a los de los ínclitos franquistas, (por supuesto, salvando las diferencias) hablan de lo mismo; el enemigo exterior, y los valores de la patria. Obsérvenlo, el mismo patrón, es alucinante. Para un estudioso de la comunicación es más que evidente, y es además, una de las más eficaces técnicas para manejar las masas, ahí está la historia llena de ejemplos.

He procurado durante este tiempo del “procés”, preguntar a muchas personas que simpatizan o promueven el independentismo, como se organizaría esta hipotética república, créanme, nadie me ha dado una respuesta mínimamente aceptable de qué es una república.

Ante la “unilateral independencia”, la mayoría no sabían que es el “espacio Sengen”, (Schengen) o un caso curioso de un miembro del Consejo de Administración de la ANC que no sabía que era la “economía de escala”. A un mes de la declaración de la independencia, nunca tuvieron respuesta, mínimamente aceptables para una inteligencia media, a preguntas tan elementales como:

¿Habrá ejército? ¿Quién controlará el espacio aéreo para evitar la entrada de piratas?, ¿Quién controlará las costas catalanas para evitar la entrada de todas las mafias? ¿Nos harán DNI y pasaportes nuevos? ¿Dónde estarán las aduanas en las nuevas fronteras? ¿El AVE llegará solo hasta Monzón (Huesca)? ¿Quién pagará la pensión a los jubilados? Etc.

Preguntas y más preguntas que se hacen los más normales de los mortales que residimos en Catalunya. Como puede apreciarse no entro en temas tan conocidos como la marcha de empresas, reconocimiento europeo, etc.

Como ha podido comprobar cualquier espíritu libre en Catalunya, estamos bajo la tiranía de la manipulación (sobre todo los medios públicos) y la incompetencia ¿Qué sucede si alguien quiere liberarnos de estas tiranías? Por supuesto, primero se reirían de él, “Pero que dice este chalado”, si insiste, podrían llegar a castigarlo sin compasión y cómo mínimo tratarlo de “facha español” o “butiflé” (traidor)

Nos dice Platón, que el prisionero liberado, (representado por la persona neutral en Catalunya), representa al filósofo, el sabio, el que deberá guiar a los hombres ignorantes hacia el conocimiento verdadero a través de la razón. Pero esto hoy, y aquí, es imposible, porque el problema catalán no es solo sociológico o político, es psicológico. Demasiadas personas intentan llenar sus complejos y su vacío existencial con el logro de una vana promesa plasmada en un maravilloso país imaginario, que caso de existir, nunca se llegará por los caminos que se están utilizando por algunos políticos actuales de dudosa solvencia intelectual y moral.

Hoy, la razón está fuera de circulación. Se está “alineados” y “alienados” frente al muro de la manipulación y el abaratamiento de los valores “reales”, donde lo primero debería ser la persona, y después (si acaso) la patria. Ahora, no se da ese orden.

Tienen los independentistas tras ellos, las hogueras que proyectan las fantasmagóricas figuras de lo efímero, (lo que interesa a unos cuantos) lo que no les permite el uso de la razón que cita Platón.

Y mientras, algunos siguen deslumbrados por las luces y sombras que proyectan esas hogueras tecnológicas y el plasma de las pantallas en cualquier lugar, y si alguien habla de compartir, más que de partir, de convivir con el sol, ríos, lagos, montañas, cielo azul, lluvia, flores, verdes prados, etc. con el mínimo de fronteras, de entrada se reirán de él, no creerán lo que intenta compartir, y si insiste, quien sabe…

Y así seguimos, desnutridos de algo esencial: de “razón”.

Ya sé, sin duda, los primeros y más desnutridos mentales son los que nos gobiernan, de todos los colores, pero ¿y nosotros? ¿De qué y cómo alimentamos nuestras mentes y nuestras vidas? Reflexionemos…

Convendría, sobre todo al “mundo independentista”, subirse a la Azotea de la Libertad, abandonar la Caverna, dejar de estar frente al frío muro de lo imposible, de las falsas promesas y de las apariencias del país de nunca jamás, que solo puede vivirse en sueños, como Peter Pan y Wendy. Eso sí, un bonito cuento.

Ver y nutrirnos, con los ojos de la razón, y abandonar la inmensa ignorancia del mundo independentista, es lo que nos permitiría vivir en relativa paz y con sosiego, disfrutar, sin estar mediatizados, de todos los lugares y matices de la vida.

Mis escritos y una de mis razones principales en la vida, es ayudar a reflexionar, para que muchas personas, puedan abandonar esa Moderna Caverna, llena de sinrazón e ignorancia, y en todo caso, si es posible, piensa por ti mism@, utiliza la razón, y busca la armonía; cuerpo, mente, entorno.

Que así sea…